jueves, 13 de octubre de 2011

Un partido clave por el campeonato

Por Joaquín Díaz

Lanús y Vélez poseen un rico historial en enfrentamientos entre sí, ya que se vieron las caras en más de 100 oportunidades hasta el día de hoy. Sin embargo, pocos de estos choques fueron tan importantes y tan atractivos como el que protagonizaron el 3 de mayo de 1998 por la 14º fecha del Clausura de dicho año.


Ambos equipos llegaban a este encuentro como animadores del campeonato. El conjunto de Liniers era el único líder con 30 puntos, seguido por el Granate y Gimnasia de La Plata con 28 cada uno. Ya consumada la victoria del Lobo por 3 a 1 ante Gimnasia y Tiro de Salta, los dos necesitaban los tres puntos para no perderle pisada. Un triunfo del visitante lo acercaba al sueño de ser campeón por primera vez en su historia en la máxima categoría, mientras que el local buscaba despegarse de sus perseguidores con cinco partidos más por jugar.

En un vibrante partido de ida y vuelta, finalmente se dividieron los puntos. A pesar de haber dominado la mayor parte del cotejo, el Fortín siempre se encontró abajo en el marcador. Primero, por el gol que abrió el resultado: Julián Kmet recibió de su compañero Gustavo Bartelt y con un fuerte remate superó a Jose Luis Chilavert para el 1 a 0. Tras este tanto se vio lo mejor de Lanús, que controló el juego ante un desconocido Vélez. Y el trámite se complicó aún más para el local cuando se fue expulsado Víctor Hugo Sotomayor sobre el final del primer tiempo por una dura infracción sobre Bartelt.

Sin embargo, cuando parecía que el Granate podría bajar al puntero, se vino la reacción de los dirigidos por Marcelo Bielsa, que llegaron al empate cuando José Luis Chilavert, el histórico arquero velezano, cambió por gol un penal cobrado por Javier Castrilli tras una falta de Gustavo Siviero sobre Mauricio Pellegrino. A pesar del tanto, el visitante rápidamente volvió a ponerse al frente, también desde los doce pasos: codazo de Claudio Husaín a Kmet dentro del área y ejecución perfecta de José Luis Serrizuela.

Pero otra expulsión volvió a cambiar el desarrollo del partido: Gabriel Ramón vio su segunda tarjeta amarilla y quedaron diez contra diez. A partir de allí fue todo de Vélez, que finalmente llegó a la igualdad a seis minutos del cierre por intermedio de Martín Posse. Previo a este gol, Bartelt se había perdido la oportunidad de liquidar el partido: tras haber gambeteado brillantemente a Chilavert y con el arco a su merced, se demoró en definir y Pellegrino salvó en la línea.

Con el empate final, el Fortín quedó como puntero del campeonato junto a Gimnasia, mientras que el Granate se mantuvo a dos puntos de distancia. A la postre, los de Liniers serían campeones con 46 puntos tras obtener cinco triunfos en las cinco fechas restantes. Lanús finalizó en el segundo puesto con 40 unidades, en la que es hasta hoy su mejor cosecha en torneos cortos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada