martes, 6 de septiembre de 2011

La noche que se volvieron a encender

Por Agustín García Belachur




“Espectacular, espectacular”, sentenció la voz del estadio, luego de casi 10 minutos ininterrumpidos de fuegos artificiales. El público le respondió con un aplauso cerrado y lleno de adrenalina.


Faltaba poco para que el equipo entrara al campo de juego, algunos plateístas charlaban entre ellos y otros observaban a las nuevas torres, repletas de potentes luminarias. En el centro de la popular se intentaba contagiar al resto del sector, pero la adrenalina no era suficiente.

De repente se anunció la inauguración oficial del nuevo sistema de iluminación del Estadio de Chacarita Juniors y en sincronización: cohetes, petardos y bengalas rompieron el silencio de San Martín.

Se iluminó aún más la noche, parecía fin de año. La gente gritaba y suspiraba al ritmo de los fuegos. Las banderas flameaban, los niños saltaban emocionados y eufóricos. A las 80 luminarias colocadas, se sumaron miles de flashes provenientes de celulares y cámaras fotográficas de todos los sectores del estadio.


“Mi corazón pintado en Tricolor, te quiere ver campeón, contigo festejar 100 años y muchos más, celebra San Martín con fiesta y carnaval”, coreaba toda la popular y luego el público en general, mientras Santiago Raymonda y el resto de sus compañeros ingresaban al verde césped.

Villa Maipú era una fiesta. Las bengalas continuaban y Jorge Baliño demoraba el comienzo del encuentro, aunque los futbolistas locales, junto con los de Gimnasia y Esgrima de La Plata ya estuvieran preparados para el inicio.

Más de seis años pasaron para que Chacarita vuelva a jugar un partido nocturno en su cancha. El último encuentro había sido el 28 de mayo de 2005, en la derrota por 2 a 0 frente a la Comisión de Actividades Infantiles (CAI).

Recibimiento del equipo y fuegos artificiales


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada