miércoles, 12 de octubre de 2011

Olimpo y Tigre, partícipes de la definición más apasionante de los últimos años

Por Matías Carusso


 
El cierre del Torneo Clausura 2011 tuvo una particularidad. Lo más atractivo estuvo en la tabla de los promedios. Olimpo y Tigre fueron dos de los seis equipos que llegaron a la última fecha con chances claras de jugar la promoción. Sin embargo, la victoria del elenco de Bahía Blanca sobre el descendido Quilmes como visitante, y el empate de los de Victoria, en La Paternal, frente a Argentinos salvó a ambas instituciones.

No eran los dos conjuntos más comprometidos con la tabla de los promedios, es cierto. Pero en un torneo donde hasta el pitazo final en La Plata, previo al gol de Boca que sentenció el desempate por el descenso entre Gimnasia y Huracán, todo podía suceder.

Olimpo había hecho una campaña muy buena. Los resultados estaban a la vista: en las 19 fechas no bajó de la séptima ubicación y finalizó con 30 puntos. No obstante, el fantasma del descenso azotaba Bahía Blanca. Su última parada fue Quilmes, que aún contaba con la esperanza de jugar la Promoción. Pero la victoria del Aurinegro por 1 a 0 sepultó la ilusión del Cervecero y la permanencia del conjunto dirigido por Omar De Felippe en Primera.

Mientras tanto, en el Estadio Diego Armando Maradona, Argentinos buscaba la clasificación para la Copa Sudamericana 2011. Para eso, debía procurar que River juegue la Promoción y ganar su partido para asegurarse un lugar en la competición internacional. Todo lo contrario fue Tigre, necesitado de la victoria para no depender de nadie. Santiago Salcedo y Román Martínez decretaron el empate 1 a 1 que favoreció a ambos equipos: los de La Paternal clasificaron a la Copa Sudamericana y los de Victoria evitaron caer en Promoción.

El resto es sabido. Quilmes descendió y luego del desempate jugado en cancha de Boca, Huracán fue el segundo equipo que perdió la categoría automáticamente. Mientras que Gimnasia y River jugaron contra San Martín de San Juan y Belgrano, respectivamente, y ambos descendieron a la B Nacional.

Por su parte, Olimpo y Tigre finalizaron con el mismo porcentaje (1.263), en la decimoquinta ubicación de la tabla de los promedios por encima de los cuatro equipos que actualmente juegan en la B Nacional.

Olimpo, en busca de su primer triunfo

El conjunto Aurinegro, que aún no ganó en el historial enfrentando a Tigre en Primera, buscará acabar con la mala racha, cuando este viernes reciba al equipo dirigido por Rodolfo Arruabarrena a partir de las 17:10 en el Estadio Roberto Carminatti.

La historia de estos dos clubes en la máxima categoría del fútbol argentino es corta pero marca un amplio dominio del Matador de Victoria, que se impuso en tres de las cuatro presentaciones anteriores. 1 a 0, 2 a 0 y 3 a 2 fueron los resultados a favor de Tigre, mientras que el último encuentro finalizó empatado 2 a 2 en la misma cancha donde choquen el próximo fin de semana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada