viernes, 2 de septiembre de 2011

Uno casi olvidado en la Academia

Por Mauro Heredia

Eduardo Domínguez tendrá un encuentro extraño el próximo sábado cuando se enfrente a Racing, ya que a pesar de pertenecer al club durante el 2003, no tuvo continuidad y pocos serán los hinchas que lo recordarán.


El defensor llegó al conjunto de Avellaneda luego de un gran paso por Olimpo. Si bien comenzó disputando algunos encuentros, perdió la chance de formar parte del plantel debido a una lesión que lo alejó de las canchas durante un tiempo.

En el club alcanzó a jugar tan sólo 10 encuentros y sin convertir goles. No obstante, en el Torneo Pentagonal de Grandes que se disputó en enero del 2004, el central anotó un tanto de cabeza en la victoria por 3 a 0 a San Lorenzo.

Luego de no tener continuidad, se mudó a Independiente, a la vereda de enfrente, por lo que al hincha no le agradó demasiado y puede ser una de las razones que tendrá aquel que concurra a la cancha el próximo sábado para insultarlo.

Tras un buen paso por el Rojo, su rumbo se desvió y recayó en Colombia, en el Independiente de Medellín. Allí tuvo un gran semestre y permaneció durante dos temporadas, para luego regresar a Argentina para fichar con Huracán.

En 2008, nuevamente abandonó el país para jugar en Los Ángeles Galaxy, donde tuvo el privilegio de conocer a David Beckham, ya que formaba parte del plantel.

No obstante, su futuro no estaba allá y decidió retornar al país para firmar por segunda vez con Huracán, donde alcanzó el segundo puesto en el torneo, luego de perder con Vélez, quien se coronó con la copa.

El presente lo ubica actualmente en All Boys desde el 2010. Alcanzó afianzarse como titular y acumula hasta el momento 39 partidos con dos goles.  A pesar de su falta de gol, es un jugador que cabecea bien y que puede llegar a cumplir la tan temida ley del ex, más allá de que varios hinchas de la Academia quizá no lo recuerden.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada