viernes, 2 de septiembre de 2011

Pavone y un encuentro emotivo

Por Mauro Heredia

Miles de recuerdos  pasarán por la cabeza de Mariano Pavone el próximo sábado cuando se enfrente a Estudiantes, aquel club que lo vio crecer como jugador y en cual se consagró campeón del Apertura 2006.


Desde el banco de suplentes, el delantero estará al tanto de las decisiones que tome su entrenador, Gabriel Schurrer, y en caso de ingresar buscará cumplir con la ley del ex, que todavía no logró con ningún equipo desde que se fue del club de La Plata.

El “Tanque” arribó al Pincha luego de haberse probado en una institución de Tres Sargentos, su ciudad natal. A pesar de que se encontraba con una pubalgia, Estudiantes lo fichó  y luego de recuperarse se ganó el puesto de titular en la cuarta división y culminó el campeonato consagrándose con el título y como goleador.

El debut tan esperado ocurrió el 30 de octubre de 2000 ante Belgrano por un partido correspondiente al Apertura.

Carlos Bilardo y Reinaldo Merlo fueron claves en la evolución del jugador ya que depositaron su confianza y le dieron la titularidad indiscutida durante su paso por la institución.

Frente a esta oportunidad, Pavone no la desperdició y les devolvió el favor con goles, que llevaron a que se consagre como máximo goleador del Clausura 2005, con 16 tantos.

El artillero tuvo una gran importancia en la obtención del título del Apertura 2006, ya que en el triangular que se jugó entre Boca, San Lorenzo y Estudiantes para definir quién era el campeón, el delantero anotó el segundo gol en el partido frente al Xeneize, que significó el agónico triunfo y la obtención de una nueva copa.

En total, en el conjunto de La Plata anotó 57 tantos (51 en torneos locales y 6 internacionales) en 181 encuentros, un promedio que posibilitó que el Betis pusiera el interés para contratarlo.

Finalmente, emigró al conjunto español  y a pesar de hacer un buen torneo, sufrió el descenso a la Segunda División al empatar 1 a 1 con el Real Valladolid.

En ese club, disputó 74 encuentros y convirtió 15 goles hasta que River, en 2009, frente a su complicación en la tabla de promedios, lo contrató para intentar salvarse con su papel de goleador.

No obstante, Pavone no tuvo un buen rendimiento y terminó su ciclo en la institución de la peor forma: descendiendo de categoría y errando un penal frente a Belgrano que le hubiese dado la victoria y la salvación.

Luego del sorprendente descenso, Pavone dejó de formar parte de River y aparentemente había fichado para el Blackburn Rovers, pero el pase se cayó y finalmente firmó para Lanús.

El presente del delantero muestra que la vida le da revancha a pesar de los dos descensos consecutivos que sufrió en diferentes equipos. Ya con un gol convertido que le dio la victoria al Granate ante Independiente en la segunda fecha,  sueña con anotar nuevamente sin importar que enfrente estuviera aquel club que le abrió las puertas como profesional y en el cual la gente le tiene mucho aprecio gracias a la gran figura y al rendimiento que tuvo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada