lunes, 19 de septiembre de 2011

Una noche en Avellaneda a puro gol

Por Gonzalo Durand


En un partido más que emocionante, por la fecha 11 del Torneo Clausura 2005, Racing empató 3 a 3 contra Newell’s a pesar de haber estado al frente del marcador en tres oportunidades, con una ráfaga de 5 goles en 20 minutos.


“Merecimos ganarlo, pero igualmente fue un verdadero espectáculo, un partidazo” exclamaban los hinchas de la Academia luego de finalizado un partido no apto para cardíacos, con seis goles en total. El local quería trepar a la cima del campeonato que comandaba River Plate, y desde el comienzo fue en búsqueda de la victoria acorralando a un Newell’s que se apoyaba solamente en Fernando Belluschi y Ariel Ortega, las dos figuras.

Durante la primera media hora de partido, las situaciones claras se repetían en el equipo de Avellaneda. Primero, con una pelota que pegó en la espalda del ex enganche académico Rubén Capria, quien casi convierte un gol en contra sino fuera por el travesaño. Luego, con una combinación entre los ex River Diego Barrado y Martín Cardetti que casi termina en gol del volante derecho.

De tanto insistir, llegó el primer tanto gracias a Gustavo Cabral, quien empujó la pelota contra la red después de que Diego Simeone estrellara un cabezazo en el poste superior del arco defendido por Justo Villar. Minutos más tarde, ya con el segundo tiempo en mrcha, Rubén Capria cumplió con la infalible Ley del Ex y sentenció el empate con un zurdazo bajo a la izquierda de Cristian Lucchetti. A pesar de la igualdad, Newell’s no pudo descontar y recibió un nuevo golpe en el resultado parcial, ya que Sebastián Romero ejecutó un remate preciso contra el arquero paraguayo que nada pudo hacer. 2 a 1 para Racing, y el empate llegó nuevamente, pero esta vez por medio de un cabezazo de Ariel Zapata, quien derrotó al ex guardameta de Banfield.

Todos los hinchas académicos estaban ansiosos y nerviosos por ver la remontada final de un equipo que se perfilaba para pelear el campeonato. Con sólo dos minutos pasados de la paridad, Diego Barrado impactó por la banda derecha y habilitó a Romero para que anote su segundo tanto en lo personal y el tercero para Racing. Euforia, locura y alegría caracterizaban a la Guardia Imperial, ilusionada por ver a su equipo en lo más alto del torneo. Sin embargo, la historia no tuvo final feliz para los hinchas de la Academia, ya que a seis minutos del final Rubén Capria ejecutó un gran tiro libre para que aparezca Ariel Ortega, quien peinó la pelota para dejar sin chances a Lucchetti.

Con este empate, Racing quedaba a dos puntos de River, que lideraba el campeonato que finalmente conquistó Vélez Sársfield con 39 puntos, y en el que terminó con una tercera ubicación más que meritoria, ya que estuvieron cerca de derrotar a Newell’s, el campeón del Torneo Apertura 2004. 


Historial
Racing y Newell’s jugaron un total de 46 partidos en la historia, con 15 victorias para la Academia, 18 empates, y 13 triunfos para la Lepra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada