lunes, 19 de septiembre de 2011

El inicio de la rivalidad: Vélez desciende en 1940

Por Matías Carusso


El 22 de diciembre de 1940 no fue un día más en la historia de Vélez, como tampoco lo fue para San Lorenzo. Un comprometido equipo con el descenso, como el de Liniers, debía recibir y ganar a los de Boedo por la última fecha. Sin embargo el Ciclón se aprovechó de su mal momento, le ganó 2 a 0, y provocó la pérdida de la categoría de su rival y el inicio de una de las más máximas rivalidades de hoy en día.

Las realidades de ambos conjuntos eran distintas por aquella época. San Lorenzo llegó con el objetivo de ganar para sumar y terminar de la mejor manera el torneo. Vélez, por su parte, tenía la obligación de ganar porque su inmediato perseguidor, Atlanta, había derrotado a Independiente por 6 a 4. Ese partido se llenó de polémicas porque en el primer tiempo, los de Villa Crespo se fueron ganando 6 a 0 y al término del campeonato, el volante José Battagliero pasó al Rojo sin cargo.

Más allá de cómo había ganado, Atlanta no dependía de sí mismo ya que si el conjunto velezano ganaba, quienes perderían la categoría serían los de Villa Crespo y el ya descendido Chacarita, producto de la mínima diferencia por puntos que tenían (25 contra 24). Pero la historia fue otra. Isidro “El Vasco” Lángara, autor de los dos goles del partido, fue el encargado de decretar definitivamente el descenso de Vélez.

Esto provocó un gran descontento en la parcialidad local, que expresó su descontento hacia los jugadores por la floja campaña y contra Independiente por haberle facilitado, a su entender, la victoria a Atlanta. A partir de allí, todos los enfrentamientos que tuvieron como protagonistas a Vélez y San Lorenzo se jugaron como si fuesen auténticos clásicos, más aún cuando sus auténticos rivales de toda la vida (Ferro y Huracán) estaban en la segunda categoría.


El Cuervo domina el historial

Sobre un total de 157 partidos jugados entre ambos, San Lorenzo triunfó 64 veces (236 goles), Vélez ganó 43 (182 tantos) y en 50 ocasiones se registró un empate. Mientras que en el José Amalfitani, el local se impuso en 25 encuentros, el visitante 21 y persistió la igualdad en 27 oportunidades.

Si bien a lo largo de los enfrentamientos el conjunto de Boedo domina con superioridad el historial, éste marca una paridad en los últimos años, producto de las 12 victorias azulgranas y 13 velezanas, con nueve empates.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada