viernes, 2 de septiembre de 2011

El primer y último club de Navarro Montoya en Argentina

Por Nicolás Bettio



Más de 25 años de carrera y 15 camisetas. Sin embargo, Vélez y Olimpo serán siempre recordados por el colombiano Carlos Fernando Navarro Montoya por haber sido su primer y último club en Argentina. En el equipo de Liniers tuvo la suerte de debutar, mientras que con los de Bahía Blanca sufrió la amargura del descenso.

"Pibe, el domingo preparate que sos titular". Alfio Basile, director técnico de Vélez en aquel momento, confió en el arquero Navarro Montoya (de 18 años) y lo hizo debutar en Primera. El 8 de abril de 1984, los de Liniers enfrentaron a Temperley y ganaron 1-0 con un gol de Carlos Bianchi. Desde ese partido, el “Mono” vivió una extensa carrera deportiva que duró más de 25 años.


El colombiano estuvo en Vélez hasta 1986, donde tuvo un paso fugaz por Santa Fe de Colombia. En 1987 regresó al club que lo vio debutar, pero sólo por un breve período, ya que al año siguiente sería contratado por Boca, equipo con el que logró el Clausura 1991 y 1992, la Supercopa Sudamericana 1989, Recopa Sudamericana 1990, Copa Master 1992 y Copa de Oro 1993.

Tras varios años en España, Navarro Montoya volvería a Argentina para ponerse el buzo de Chacarita, Independiente, Gimnasia y Esgrima La Plata y Nueva Chicago. Hasta que en julio de 2007, a los 41 años, sería contratado por Olimpo, que había vuelvo a la máxima categoría. Sin embargo, en enero del 2008 rescindiría su contrato con el club bahiense debido a una seria lesión: la rotura de los ligamentos cruzados internos de la rodilla derecha. "Vi que no podía responderle al equipo dentro de la cancha de la misma manera en que la institución se comportó conmigo", dijo el “Mono”.


El colombiano, quien es considerado uno de los 5 mejores arqueros de la historia del fútbol argentino, junto a Ubaldo Fillol, Hugo Gatti, Amadeo Carrizo y Miguel Santoro, finalizó su carrera en el Tacuarembó de Uruguay en julio de 2009. Sus últimas palabras en la conferencia de prensa fueron: “Es un adiós, pero también un gracias”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada