jueves, 8 de septiembre de 2011

Silvera y su paladar rojo

Por Leandro Laface



Andrés Silvera enfrentará el domingo a Independiente, equipo en el cual obtuvo la Copa Sudamérica y el Apertura 2002. Un goleador que dejó huellas en su pasado por Avellaneda, rastros digitales amados por unos y odiados por otros.


Con el presente negro de Independiente, pocos ojos se pondrán a observar los accionares del “Cuqui” dentro del campo de juego vistiendo la camiseta de Belgrano. La desvinculación con su ex equipo fue rara, alternando respuestas a preguntas simples como: ¿Se fue por la plata?, ¿Estaba peleado con la dirigencia?, ¿Antonio Mohamed no lo quería en su equipo?

Hoy en Córdoba, el hombre iniciado futbolísticamente en las divisiones inferiores de la Comisión de Actividades Infantiles de Chubut intentará amargar una vez más al rojo ya que, con la camiseta de San Lorenzo, le convirtió 4 tantos.

Algunos hinchas recuerdan con cariño y afecto,  el campeonato del 2002 ya que Silvera fue una pieza fundamental en el rompecabezas que le permitió a la entidad de Avellaneda dar la vuelta Olímpica. En ese torneo, este profesional de 34 años salió goleador.

Por otro lado, los fanáticos del pirata esperan ver en la cancha ese goleador comandado por la potencia física, el cabezazo y la frialdad en la definición que unos pocos pueden tener. En el equipo dirigido tácticamente por Ricardo Zielinski todavía no desató ese grito de “gol” en el pueblo cordobés, pese a que tuvo jugadas claras para marcar su primer tanto con la camiseta celeste.

Este domingo desde las 16 en el estadio Mario Alberto Kempes se verá un duelo de necesitados. Uno busca estirar su promedio, el otro apagar el incendio institucional que lo está acosando. Pero Andrés Silvera sentirá sentimientos encontrados en ese contraste entre el rojo y el celeste.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada