viernes, 9 de septiembre de 2011

San Martín creció en Banfield y se consagró en Arsenal


Por Benjmín Bruzoni


Andrés San Martín, volante central que se retiró de la actividad en 2010, comenzó su carrera en el fútbol profesional vistiendo los colores de Banfield y consiguió ser campeón internacional con Arsenal de Sarandí con la obtención de la Copa Sudamericana en 2007.


El aguerrido mediocampista debutó en el “Taladro” en 1997, cuando el equipo actuaba en le B Nacional. En la segunda categoría, San Martín hizo sus primeras armas para desarrollarse como jugador. Al no contar con la continuidad deseada fue prestado.

En 1999 el número cinco continuó su carrera en Unión de Santa Fe, que venía de hacer bunas campañas el año anterior y que continuó de la mejor manera con la conducción de Nery Pumpido. En el ciclo de Pumpido San Martín compartió equipo Oscar Passet, Darío Cabrol, el peruano Juan José Jayo y Andrés Silvera.

Luego de tres años en los que mostró buen nivel y con 62 partidos disputados en el conjunto santafesino, San Martín volvió a Banfield, dueño de su pase en busca de mejorar su imagen.  En su retorno fue dirigido por Luis Garisto y Julio César Falcioni. En esa época sufrió una fuerte lesión ligamentaria. Sin embargo, el “Pelado” se recuperó y mostró un gran nivel en el primer semestre de 2005 en la Copa Libertadores, donde Banfield alcanzó los cuartos de final.

Esto, sin dudas, fue su carta de presentación para que Reinaldo Carlos Merlo lo llevara a River al poco tiempo. En el equipo de Núñez no tuvo un paso positivo y en 2006 pasó a préstamo a Tenerife para hacerlo luego ser cedido a Arsenal de Sarandí.

Bajo la conducción de Gustavo Alfaro, el volante pudo volver a ser importante en un equipo. San Martín se destacó tanto en el torneo local como en la Copa Sudamericana, que quedaría en manos del club de Sarandí.  Además, el mediocampista de 1.83 metros conseguiría la Copa Interamericana (Copa Suruga Bank), con lo que los dos años en Arsenal serían los más exitosos de su carrera.

Las lesiones, sobre todo en sus rodillas, lo atormentaron y lo alejaron del fútbol rápidamente. Volvió a River (dueño de su pase) sin tener continuidad ni consideración en la cabeza del técnico. En 2010, rescindió su contrato e intentó probar en la B Metropolitana, con la camiseta de Sportivo Italiano. La idea no prosperó y el “Pelado” le puso fin a su carrera que nació en Banfield y alcanzó su pico máximo en Arsenal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada