domingo, 17 de julio de 2011

Hazaña paraguaya

Por Santiago Albasi


Tras empatar en los 120 minutos, Paraguay está entre los cuatro mejores de la Copa América tras 22 años al ganarle a Brasil por penales en una definición insólita, en la que el conjunto de Mano Menezes malogró los cuatro penales que pateó, de los cuales uno -ejecutado por Thiago Silva- fue atajado por el arquero guaraní Justo Villar y los tres restantes fueron desvíados por Elano, André Santos y Fred.

Así fue como el equipo albirrojo llegó a semifinal de la competencia americana por primera vez desde que la segunda ronda es a eliminación directa (1993): desde esa oportunidad Paraguay participó en las siete ediciones de la Copa, de las cuales en una quedó afuera en primera fase (2001) y en las seis restantes, en cuartos (con Ecuador por 3-0 en 1993, con Colombia por penales tras empatar en un tanto en 1995, con Brasil por 2-0 en 1997, con Uruguay desde los doce pasos tras un 1-1 en 1999 -en tierras guaraníes-, ante los charrúas por 3-1 en 2004 y ante México por 6-0 en 2007).

Por otro lado, el conjunto verdeamarelo quedó eliminado en cuartos de final por tercera vez. Las dos anteriores habían sido en 1993 ante Argentina, por penales tras empatar 1-1, y Honduras en 2001 tras ser derrotado por 2-0. Además, la última vez que se había cruzado con Paraguay en esta instancia había sido en la edición de 1997 en Bolivia, cuando el equipo brasilero se impuso por dos goles ante los guaraníes y luego se coronó campeón del certamen.

Un dato de este curioso encuentro es que Paraguay está en semifinales sin ganar siquiera un partido (empató los cuatro) y Brasil, por su parte, quedó eliminado de la misma sin conocer la derrota (ganó uno y empardó los tres restantes). Además, hasta este enfrentamiento, ninguno de los dos había sufrido expulsiones y ambos cortaron la racha cuando Antolín Alcaraz y el Lucas Leiva vieron la tarjeta roja a los 12 minutos del segundo tiempo suplementario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada